Cuando llega al hogar un bebé, existen infinidad de gastos que pueden ser difíciles de asumir, y una mini sesión de fotos de recién nacido puede parecer algo superfluo, cuando se consideran todas las necesitadas de un recién nacido que los padres tienen que cubrir. Cuando tuve a mis mellizos, en mi segundo embarazo, me di cuenta de la cantidad de “necesidades” que nos crea el mercado, y que en realidad no son tan “necesarias”. Claro que eso no se sabe hasta que ya las has comprado, y ves que después de unos meses, sigues sin usarlos y casi no los usas.

Todas estas cosas, que decidimos comprar o regalar, pronto acabarán en wallapop o pasados a un amigo o familiar. ¿Cuál es la inversión o el regalo que estará con nosotros toda la vida?

Inmortalizar los recuerdos es lo mejor que podemos hacer por nosotros y por nuestros hijos y el primer recuerdo es este, el de los primeros días de vida, el momento más tierno y emotivo para unos padres. Un regalo ideal.

Con la idea de adaptarme a todos los presupuestos, he creado el año pasado una versión mini de la sesión tradicional, porque pienso que es mejor tener pocas fotos, realmente buenas, que tener muchas por un precio menor pero de calidad inferior. Una mini sesión de fotos de recién nacido, es el regalo perfecto para un baby shower o un regalo de compañeros de oficina.

Aquí os dejo un ejemplo de esas mini sesiones.

También te dejo un enlace a mi porfolio para que veas mi trabajo con recién nacidos.

Mini sesión de fotos de recién nacido 2017