Sesión de Fotos Premamá

Formo parte de las mujeres que adoran el cuerpo de las embarazadas. Me produce siempre entre envidia y ternura. Sé que para muchas mujeres es un momento delicado, en el que no se reconocen y a vez no se aceptan. Es un momento excepcional, del que toda mujer debería conservar un bonito recuerdo, una sesión de fotos premamá que represente la felicidad que sienten por la llegada de su bebé.

Suelo trabajar con luces y sombras, en poses que siempre sacan el lado más estético de las mamás. No hago fotos de estudio con gasas volando. Mi estilo es más lifestyle, como si estuvieras en tu casa relajada y pensando en la llegada de tu bebé.

El mejor momento para hacer estas fotos es entre la semana 28 y 36, pero varía en función de cada embarazo. Lo importante a tener en cuenta es que tienes que tener suficiente barriga para que se aprecie en las fotos pero no estar ya en estado tan avanzado que puedas estar más hinchada y sobre todo cansada.

Suelen ser sesiones de 1 o 2 horas y se hacen en mi estudio de luz natural, o en exteriores (ver aquí servicios exteriores).

Cuando formalices la reserva, recibirás las recomendaciones de vestuario para la sesión. Estaré encantada de tener una entrevista previa para conocernos antes de la sesión si lo deseas.

En el portfolio podrás ver el tipo de vestuario recomendado, y además pongo a tu disposición una pequeña selección de prendas que aportan textura a las fotos. Accede aquí al armario de clientes.

Una semana después de tu sesión (pueden ser dos en épocas de mucha carga de trabajo), recibirás un acceso a tu galería privada, dónde podrás seleccionar las fotos que quieres que termine de editar. No entrego todo el material de la sesión sin editar. Solamente aquellas fotos que has comprado.
Un mes después de la selección podrás venir a recoger tus fotos al estudio. Si deseas recibir las fotos a domicilio, deberás asumir los costes de envío.