No sé si será casualidad pero hasta tener los míos, no me habían contratado ninguna sesión de fotos de mellizos. Y ahora están en todas partes. Y aunque son una locura, también es cierto que siento cierta debilidad por esas sesiones.

Es muy duro el embarazo del segundo hijo, porque tienes que gestionar al primero y te cansas el doble. Y uno tiende a pensar que en el caso de mellizos, el cansancio debería ser exponencial. Pues yo creo que cuando te vienen dos, la carga de hormonas es tan alta que te sientes con súper poderes, y además tienes un brillo interno el doble de bonito.

Aquí os dejo algunas imágenes de esta preciosa mamá y su barriga de mellizos. ¿Tiene o no un brillo especial?

Sesión premamáSesión artística premamáBeautiful bellySesión premamáSesión premamá en familiaAmor de madre