fbpx
Algunas mamás me preguntan si deben hacerse o no una sesión de fotos de premamá en estudio. Prefieren hacerle solo fotos a su bebé cuando nazca, o cuando sea mayor. Se sienten extrañas y todavía no se encuentran a gusto con su cuerpo cambiante y no le atrae nada las fotos de desnudos con gasas volando.

En este post quiero daros mis razones para hacer fotos de embarazadas. Y deciros que no hay que creerse una modelo para hacerse una sesión de fotos de embarazo original.

Estar embarazada es un estado único, que además nunca sabemos seguro que vayamos a volver a experimentar. Sentir es cosquilleo dentro mucho antes de las ansiadas pataditas, imaginar cómo está creciendo, esperar impacientemente la siguiente ecografía… Maravilloso estado de espera que nos llena de felicidad. Dicen que si se tienen pensamientos positivos eso se refleja en el rostro. Y una futura mamás, es una fuente de pensamientos positivos, al igual que cuando estamos enamorados, y eso se nota en el rostro, que está más relajado, abierto, y luminoso. Además por si eso no fuera suficiente, estamos con las hormonas a tope, la piel nos brilla más, tenemos un pelo precioso, una luz especial nos envuelve. Nos sentimos como súper woman, como diosas de la fertilidad, o simplemente conectadas con la madre tierra.

Pero además, tenemos dentro una pequeña criatura a la que ya le estamos dando todo el amor de nuestro corazón. Es el comienzo de una historia de amor que durará toda la vida.

Por eso creo que plantearse hacerse fotos de embarazada, tienen tanto sentido como preguntarse si merece la pena hacerse un reportaje de boda.

Todos los eventos memorables de la vida de una persona, merecen que les demos trato y un lugar especial, y los grabemos a fuego en nuestra memoria.

Pero la memoria es caprichosa y no es infalible, por eso toda la vida hemos recurrido a la fotografía para rememorar eventos pasados.

Lo que sucede con el cuerpo de las embarazadas es que no vale cualquier selfie hecho en el baño todos los meses para ver cómo crece la barriga.

 

sesión de fotos de embarazada

Un paisaje de curvas

Primero, hay que conocer las curvas de las futuras mamás y saber ponerlos en valor.

Llevo ya 7 años fotografiando a mujeres embarazadas y tengo claro lo que funciona para cada una. Siendo siempre fiel a mi estilo, encuentro siempre la pose y postura que mejor encaja con mis mamis y sus parejas, para crear recuerdos llenos de amor e intimidad. Cuido el vestuario al detalle para hacer destacar lo que interesa, y disimular lo que no. Por eso dispongo de u armario lleno de prendas, algunas de ellas muy similares pero que funcionan con distintos tipos de cuerpo. Prendas que alargan los cuerpos, que destacan el escote, o la curva de la espalda. Todo pensado para las curvas de las futuras mamás.

Emociones a flor de piel

Pero conocer el cuerpo de las mujeres no basta para contar esta bella historia, también hay que sintonizar con los sentimientos y emociones para poder capturarlas. Estar embarazada es el principio de una historia de amor que durará toda la vida. Así que cuando venís al estudio, lo tengo todo preparado para que podáis vivir un pequeño episodio de ese amor, en la intimidad de mi estudio, y os aseguro que en todos los casos, surge la magia, y el amor flota en el estudio durante todo el tiempo que estamos juntos, y yo me limito a orquestar la sesión y posaros lo más atractivamente posible para capturar ese desbordante amor. Amor por vuestra pareja, amor por vuestro pequeño que está creciendo en vuestro interior, y también por supuesto, amor por vosotras mismas que sois las protagonistas de esta historia.

¿Cuándo es buen momento para reservar una sesión de fotos de premamá?

Las sesiones se realizan entre semana a media mañana y a medio día, porque mi estudio es un estudio de luz natural principalmente. Eso significa que aunque hagan falta focos los días muy nublados, la fuente principal sigue siendo la luz natural. Así que dejamos de hacer sesiones a las 16h. Y se hacen de lunes a viernes, salvo que resulte imposible cuadrarlo, en cuyo caso, se busca hueco en fin de semana con un pequeño suplemento.

Lo mejor para garantizar tu plaza, es reservar con tiempo, si puede ser, antes de la semana 28, para encontrar plaza entre la semana 30 y 34.

No se debe esperar a tener el embarazo muy avanzado porque algunos embarazos producen retención de líquidos en su último tramo y eso no es recomendable para las fotos. Hay que prever pincharse en otra zona que no sea la barriga, si se está con heparina, unas semanas antes de la sesión. Son cosillas que hay que organizar, así que cuanto antes hablemos de todo, mucho mejor.